Los homenajes al trabajo, en las calles Porteñas

Buenos Aires cuenta con varios homenajes dedicados al trabajo, al trabajador y a su día.

Hay uno que nadie puede ignorar si camina por la Av. Paseo Colón y es el monumento Canto al Trabajo, esculpido por el artista argentino Rogelio Yrurtia, inaugurado en 1907.

Yrurtia fue de los más destacados escultores locales: se formó en la Escuela de la Sociedad Estímulo de Bellas Artes y en el taller de Lucio Correa Morales; luego viajó a Europa y en París llegó a la Academia Jullien. Además del Canto al Trabajo, en 1916 la Municipalidad de Buenos Aires le encargó el mausoleo a Rivadavia. El Canto al Trabajo posee catorce figuras que arrastran una emorme piedra, por lo que se coincide que representa el esfuerzo del trabajo, el sentido de liberación y la esperanza en la lucha común.

En cuanto a espacios públicos que homenajean a esta fecha, Buenos Aires tiene su Plaza Primero de Mayo, un predio del barrio de Balvanera de 12 mil m2, limitada por las calles Hipólito Yrigoyen, Pasco y Alsina, al que se puede llegar a través de colectivos como el 5, el 7, o el 105, entre otros, o las estaciones de subte Alberti y Pasco, de la Línea A.

La Plaza Primero de Mayo cuenta en su interior con el monumento “Al Trabajo”, del escultor Ernesto Soto Avendaño, en la que se representa a un hombre que lleva sobre su hombro una pesada masa.

Además, el Museo Benito Quinquela Martín cuenta con una gran variedad de trabajos de este referente clave del arte argentino, cuya fuente de inspiración más notable fue el trabajador portuario de Buenos Aires, representación que plasmó en innumerables obras.

También, la avenida Eva Perón, en 1942 había sido designada Avenida Del Trabajo, hasta que en 1991 pasó a tener la denominación actual; en tanto, en Villa Lugano, Comuna 8, está el “Pasaje de los trabajadores”, una arteria ubicada junto al Barrio 20.