Celebración búlgara

El 24 de mayo es el día de la cultura, el alfabeto y la escritura búlgara y se lo celebró hoy viernes en la Legislatura con danzas folclóricas y música

El 24 de mayo en Bulgaria es muy importante ya que se celebra el día de la cultura y el alfabeto cirílico creado en su país. Por ello en la Legislatura porteña junto a la Embajada de la República de Bulgaria,  la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Ciudad y la Fundación Argentino Búlgara; se organizó esta tarde un acto conmemorativo que incluyó danzas folclóricas y música tradicional.

Andrey Tehov, embajador de Bulgaria en Argentina, se dirigió al público que colmó el salón Montevideo: “no hay día que nos sentamos más búlgaros” y recordó la creación por parte de sus connacionales  Cirilo y Metodio del alfabeto cirílico, como parte del apostolado entre los pueblos eslavos para difundir la Santa Biblia.

A continuación, su Eminencia Metropolita Ignacio de la Diócesis de Argentina y Sudamerica de la Iglesia Ortodoxa Rusa, destacó que “como eslavo, es muy grato que esta fecha sea fiesta nacional, de todo el estado y nación búlgara, el pueblo búlgaro tiene memoria histórica”. Los Santos Cirilo y Metodio al realizar en el nuevo alfabeto las Sagradas Escrituras “lograron con este libro empezar nuestra cultura común, la eslava”.

Juan Sarafián, presidente de la Federación de Colectividades destacó la belleza del país del este europeo y rememoró los lazos históricos de la Argentina y Bulgaria; e instó a las comunidades que se afincaron principalmente en Berisso (provincia de Buenos Aires), Comodoro Rivadavia (provincia de Chubut) y en Roque Sáenz Peña (provincia del Chaco) a que lleven en alto “sus orígenes y cultura”

Luego de los discursos y el canto introductorio por parte de la soprano Silvia Joteff junto con el público de los himnos búlgaro y argentino, se dio paso a los números artísticos. Se presentaron el grupo de baile Kirilcheta (Comodoro); el grupo de canto Bardot; el ballet folclórico búlgaro Zdravets (Roque Sáenz Peña); los bailarines Ivan Egon Rost y Anabela Miranda; Liliana Abayieva realizó un número de tango;  Joteff interpretó piezas líricas búlgaras y de Verdi y  Ezik Sveshten leyó un poema.