Axel hizo vibrar el Hipódromo de Palermo

AXEL cantante musico en el hipódromo de Palermo presentando su disco SER, fotos MARTIN BONETTO

El famoso cantante realizo un show de más de dos horas, y presentó en sociedad su nuevo álbum, Ser, y repasó sus larga lista de hits, ante una multitud incondicional.

Tenia puesta una remera blanca, con una impresión en inmensas letras rojas, que dicen:

Si es con amor, todo va bien, la frase pertenece a Malgre Tout, una de las canciones del disco Ser.

Pero bien podría definir el espíritu del concierto que Axel dio anoche en el Hipódromo de Palermo, en el marco del Ser Tour 2017 y ante un público mayormente femenino, de entre 20 y 50 años.

Durante las dos horas y cuarto y 23 temas, el hombre de Rafael Calzada ofreció un show atravesado por los extensos mensajes de amor, la espiritualidad y, por supuesto, las baladas que lo convirtieron en uno de los artistas más vendedores del país.

Una presentación con viñetas electrónicas de Malgre Tout marcó el inicio de la noche con un Axel vestido con saco, pantalón, remera y zapatos rojos.

Lo acompañó una banda compacta de bajo, guitarra, percusión y teclados, mientras que el propio cantante cambiaba de instrumentos: guitarra, ukelele, trompeta, armónica y, claro, piano, que aprendió a tocar cuando era un chico.

Alex dijo: “Este es un disco muy especial para mí porque me ayudó a curar algunas heridas, sueño que esta noche logremos conectarnos todos.

Yo con ustedes y cada uno con el que está atrás o adelante, aunque no se conozcan, dijo, en el inicio del show.

El cantante mostró algunas de las canciones de su nuevo disco, que van desde los ritmos urbanos a una baguala pop.

Si no corro riesgos, siento que me traiciono, manifestó en una reciente entrevista, como una forma de explicar los guiños electrónicos y la elección de sonidos poco frecuentes en sus canciones.

También contó, que a el le gusta más la balada, solo con su piano, con una guitarra en set acústico o con la banda a pleno, Axel bucea en esas aguas con pericia.

En Aire el tema de la novela Las Estrellas, el amor duele por la pérdida, eternidad es una triste elegía dedicada a su madre, que falleció hace dos años.

Mientras ¿Y qué? es la historia de un amor como un acto suicida, en cualquier caso, sabrá poner la voz clara al servicio de la canción y subir el tono para explotar en un estribillo.

Con manos agitadas o creando un mantel luminoso de celulares, todos celebran esos temas compuestos con gran olfato radial.

La carrera del cantante también está cimentada en su discurso, una mezcla de budismo, coaching ontológico y solidaridad.

Aprovechó el tiempo entre las canciones para decir que es maravilloso seguir unido con el público, que debemos cerrar los ojos y conectarnos con el corazón y que el presente es un regalo.

En algún pasaje del show, llovieron globos gigantes y cotillón para temas festivos, como Celebra la vida y Todo vuelve, con un aire de cumbia.

La noche tuvo espacio para dos invitados especiales. Francisco Charco cantó Miradas a dúo con Axel, al final y fuera de programa, subió su hija Agueda, que interpretó el tango Nada, con papá al piano.

Recuerden que nadie tiene la verdad absoluta, dijo al final del show, antes de interpretar Somos uno, una canción en la que se define como un loco inquieto pidiendo paz.

Todos se fueron cantando del Hipódromo, con palabras de amor y esperanza en los oídos, y alguno pudo llevarse a casa uno de los globos gigantes que cayeron del cielo.

SitiosHoy

www.sitioshoy.com.ar

sitioshoy@gmail.com