El truco para evitar el cancer de piel

Especialistas del ministerio de Salud de la Provincia difundieron recomendaciones para evitar enfermedades vinculadas con la piel durante el verano en las que destacan aplicarse siempre cremas con factor de protección 50 o mayor, media hora antes de exponerse al sol o de estar en una pileta.

Los datos del Instituto Nacional del Cáncer revelan que cada año mueren unas 2.400 personas por tumores de la piel y que el daño solar es acumulativo e irreversible.

Como la piel tiene memoria, la radiación acumulada es irreparable: penetra hasta el ADN de las células y puede originar cáncer”, dice el ministerio mediante un comunicado.

Los tres tipos de tumores que pueden surgir de la exposición son los carcinomas basoceluares, espinocelulares y los melanomas.

El carcinoma basocelular es el cáncer de piel más frecuente, y la principal causa de su aparición es la exposición crónica a las radiaciones ultravioletas, explicó María Viniegra, coordinadora del Plan Provincial de Control de Cáncer.

Agregó que en la actualidad se considera que “3 de cada 10 personas de piel blanca tienen la posibilidad de desarrollarlo”.

En este sentido, la especialista de la cartera sanitaria detalló que el 70 por ciento de los tumores basocelulares se asientan en la cara, orejas y cuello, aunque también pueden ubicarse en el tronco, brazos y piernas.

En tanto, el carcinoma espinocelular, el segundo cáncer de piel más frecuente, suele desarrollarse sobre los labios, la boca, lengua, genitales y en el canal anal.

Pero el tumor de piel más grave es el llamado “melanoma”, aunque detectado en forma temprana es posible curarlo, de allí la importancia de consultar al dermatólogo en forma periódica.

Por lo general, este tipo está vinculado a las exposiciones solares en la infancia y se manifiesta por la aparición de una pequeña área de pigmentación alterada sobre la piel sana o por la modificación de un lunar (nevus pigmentario) preexistente.

La buena noticia es que los cánceres de piel se pueden detectar precozmente en la mayoría de los casos.

Por eso, los lunares, manchas o lesiones en la piel que no cicatrizan deben ser motivo de control inmediato con el dermatólogo.

Los más predispuestos a padecer tumores en la piel son las personas con piel y ojos claros, con exposición crónica a rayos ultravioletas naturales o artificiales (camas solares), antecedentes de quemaduras de sol, inmunodepresión, enfermedades hereditarias que predisponen al cáncer de piel, exposición al arsénico (ingesta de agua con niveles elevados de arsénico), úlceras crónicas y cicatrices viejas.

Los niños, en tanto, son más susceptibles a los efectos nocivos de la radiación ultravioleta que los adultos.

Esto ocurre porque en los chicos el sistema natural de protección no está desarrollado, entonces el daño solar es máximo y acumulativo, agregó Viniegra e insistió en que los bebés menores de un año no deben estar expuestos en ningún momento al sol.

Entre los consejos, recomiendan buscar la sombra, debajo de un árbol, techo, sombrilla o carpa, usar ropa y accesorios adecuados como gorro o sombrero y anteojos de sol con filtros para RUV (radiación ultravioleta).
También aplicar abundante cantidad de protector solar con FPS (factor de protección solar) +50, que cubra toda la piel expuesta y cuya aplicación debe realizarse 30 minutos antes de ponerse al sol y renovarse cada 2 horas, y evitar la exposición directa al sol desde las 10 de la mañana hasta las 16.